La piel, el órgano más extenso

La piel es el órgano más extenso del cuerpo a través del cual nuestro organismo se purifica y se nutre. Por esta razón no deberíamos aplicarnos nada que la piel no pueda digerir.

Sin embargo muchos cosméticos de hoy en día no se elaboran siguiendo los principios que desearíamos, sino que buscan reducir gastos, una elaboración más fácil y dejarnos una aparente sensación agradable en la piel cuando en realidad nos están perjudicando.

La palabra cosmético proviene del griego “kosmea”, que significa “armonizar”. En este sentido cuando una piel está grasa o seca es un indicio de que el equilibrio de la piel está alterado y el papel del cosmético debería ser restablecerlo. Y la mejor manera es mediante ingredientes naturales que hombres y mujeres han usado durante miles de años, partiendo de materias primas puras y muy poco tratadas y utilizando métodos de elaboración tradicionales.

Los ingredientes básicos de un cosmético natural deben elegirse por sus funciones nutritivas, protectoras y curativas, como son los aceites vegetales (de oliva, de almendra y de germen de trigo), la glicerina, la manteca de cacao, la cera de abeja, la lanolina, el aloe vera, los extractos caseros de plantas medicinales o las esencias, entre otros.

En este apartado puedes encontrar mayor información sobre los posibles ingredientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies